VIOLÍN NEGRO EN ORQUESTA ROJA

(Javier Pérez)

Estamos hoy con Javier Pérez, escritor  leonés  que acaba de publicar su última novela, “el secuestro del candidato”, después de obtener con ella el Premio Ciudad de Badajoz.

 

               -¿Sexta novela ya, con cuarenta y pocos?

               Cuarenta y dos, sí. Y sexta novela publicada. Es lo que tiene empezar muy joven. Y lo que tiene también haber tenido algo de suerte, que siempre cuenta.

 

               -En tus anteriores obras hablabas sobre el nazismo y ahora, de pronto, te pasas a un tema tan actual como el descrédito de la clase política. ¿Por qué este salto?

               No es un salto en realidad: en tres de mis anteriores obras, concretamente en “la crin de Damocles”, “la espina de la amapola” y “el Gris” hablaba de los orígenes del nazismo, o sea, de las razones por las que los nazis llegaron al poder y no tanto de lo que hicieron luego. En esta traigo el escenario a nuestros días, pero el problema viene a ser el mismo: la pérdida de la esperanza por parte de la gente y lo que sucede cuando las instituciones no son capaces de dar respuestas.

 

               -¿Se trata, entonces, de una novela política?

               Espero que no. Se trata de una novela satírica, donde intento que el humor tenga un papel importante, y donde intento resolver un caso policial a través de caricaturas de la vida política y social. Pero los protagonistas no son los políticos, sino un poco todos nosotros.

 

               -¿Crítica social, entonces?

               Sí, pero no como suele entenderse ese género. Lo que trato de expresar es que todo el mundo trata de sacar tajada. El que gestiona un millón de euros, roba un millón de euros, y el que no tiene otra cosa a mano, roba un paquete de folios de la oficina. Y encima este último se considera menso ladrón, cuando, como el otro, arrambla con todo lo que puede. Ser un pringado no es una condición moral….

 

               -En tus novelas suelen jugar un papel destacado las mujeres…

               Y en esta más aún, porque la secuestradora es una amante despechada que, por venganza, secuestra al político con el que tenía una relación justo después de que él la dejase y lo encierra el  sótano de la casa de su abuela, en un pueblo perdido. Luego viene los islamistas a reivindicar el secuestro y se arma el gran follón, un jaleo, como digo, basado en que todo el mundo trata de sacar partido de lo que sea, muy en especial del sufrimiento de la víctima, convertida en moneda electoral tanto por los suyos como por sus oponentes.

 

               -Una víctima en un pueblo perdido. ¿Tiene eso algo que ver con tu dedicación al mundo rural?

               Por supuesto. En los pueblos a veces tenemos la impresión de que se intenta conservar la naturaleza, las tradiciones, la cultura, el folclore… ¡Todo menos a la gente que vive en esos pueblos! Por eso quería hablar de la fuerza oculta que contiene lo remoto en un mundo que se globaliza. Cuanto más se aglutina todo, mayor es la fuerza y la independencia de los que viven lejos. La policía puede rastrear satélites, intervenir móviles y monitorizar internet, ¿pero cómo encontrar a un hombre encerrado en un sótano de un pueblo que nadie tiene siquiera en mente?

 

-¿El poder de lo abandonado?

               Eso es. O la fuerza de lo obsoleto. Te mueres igual si te lanzan un rayo láser que si te muerde un cocodrilo.

              

-Por último, danos una buena razón para leer tu novela.

               -Que no hay ni buenos ni malos. Que todos somos las dos cosas, y todos podemos y deberíamos liberarnos de nuestra excesiva solemnidad riéndonos un poco de nosotros mismos. Aunque reírse, por supuesto, no significa dejar de actuar.

Compartir en Facebook

 

El secuestro del candidato

 


 

Ujavier Pétez, Plaza del Grano, León

El autor en la Plaza del Grano, León.

 

LEA EL PRIMER CAPÍTULO GRATIS

------------

Comentario del autor

 


Comprar el libro

 

 


 

Realización

Alojamiento

shopify analytics tool